viernes, 8 de agosto de 2008

El show

Una tarde llega a mi casa un circo
Y abro la puerta, la de calle,
y entra un circo.
Un payaso me intimida.
Un pierrot asalta el baño.
Dos monos grandes juegan a las escondidas.
Un trapecista cuelga de mi lámpara.
El presentador me presenta.
El público aplaude.
Termina la función
y lloro tras bambalinas

1 comentario:

el hombre de la baraja de la derrota dijo...

no llores toma aqui te doy un pañuelo hecho del manto de la noche para tus lagrimas
dejo en tu mesa un trozo de estrella para que alumbre tu sonrisa y en la heladera dejo parte de mi corazon para que tomes de el lo que haga falta

lindos post

saludos